El Salvador: Un campeón solar en Centroamérica

El Salvador ha vuelto a llamar la atención de la comunidad solar con el inicio de una segunda licitación para centrales de energías renovables apenas dos años después de llevar a cabo el primer certamen de este tipo. Este año se subastan 170 megavatios solares y eólicos frente a los 100 megavatios de cupo hace dos años. Estas licitaciones no han pasado desapercibidas en el sector y han generado mucho interés por parte de desarrolladores, proveedores de tecnologías, epecistas e inversionistas. Si bien Honduras y Guatemala tienen más capacidad solar instalada en la actualidad, los proyectos en desarrollo están poniendo a El Salvador en el foco de interés.

Según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la matriz energética del año 2015 de El Salvador no ha cambiado mucho en el último año. En el país más pequeño de Centroamérica, la composición del mix de producción de energía eléctrica sigue más o menos igual: el 43 por ciento se genera en base a plantas de combustibles fósiles, que usan derivados del petróleo importados. Por el segundo lugar compiten las hidroeléctricas, que tienen una participación del 25 por ciento (un valor bajo en comparación con los años anteriores debido a falta de lluvia) y las geotérmicas con una participación del 26 por ciento, un valor extraordinario a nivel mundial. El Salvador es un pionero en la explotación de los recursos geotérmicos.

Sin embargo, estas cifras no reflejan el pequeño boom que ha tenido la energía solar en los últimos tres años en El Salvador. Como parte de sus esfuerzos por tener una menor dependencia del petróleo, el Consejo Nacional de Energía (CNE), responsable de la política energética del país, ha dado importantes pasos para el desarrollo de las energías renovables en los últimos años y se ha decantado principalmente por las licitaciones.

Para ganar experiencia en las tecnologías renovables, que eran completamente nuevas para el país, el CNE comenzó en 2013 con una licitación para 15 megavatios de generación distribuida, en la que se reservó un cupo de seis megavatios para proyectos solares con una capacidad instalada de hasta 400 kilovatios. A los proyectos adjudicados se les otorgó un PPA con 15 años de duración. La mayor parte de las plantas solares de esta licitación estaban en operación a principios de este año. Además, en esta licitación se reservó un bloque de un megavatio para proyectos solares de medición neta de hasta cinco kilovatios para los usuarios finales, cuya adjudicación todavía no se ha producido pero se prevé en los próximos meses.

Con el siguiente paso, El Salvador entró en el mercado de las centrales. En 2014, el CNE realizó con la distribuidora de electricidad DelSur una licitación de 100 megavatios, de los cuales 60 megavatios estaban reservados para la energía solar y 40 megavatios para la eólica. Los proyectos ganadores obtuvieron un PPA a 20 años a un precio fijo. Ya que los dos proyectos eólicos calificados superaron la tarifa techo establecida por el ente regulador, la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (Siget), los 40 megavatios reservados inicialmente para la energía eólica fueron atribuidos a proyectos solares.

En junio de 2014 se resolvió la licitación resultando adjudicados pues solo proyectos fotovoltaicos. Los ganadores fueron un proyecto del inversionista francés Neoen (60 megavatios a un precio de 101,90 dólares estadounidenses el megavatio hora), una iniciativa de la empresa SolarReserve (20 megavatios) y los proyectos Trinidad I (ocho megavatios) y Trinidad II (seis megavatios). SolarReserve y Trinidad I y II aceptaron bajar su oferta inicial al precio techo para energía eólica, 123,41 dólares estadounidenses el megavatio hora.

Neoen logró más adelante negociar un acuerdo PPA bilateral con la distribuidora DelSur para un bloque adicional de 20 megavatios, aumentando el volumen de su proyecto solar a 80 megavatios. Sin embargo, a pesar de las expectativas del gobierno de que los proyectos se realicen pronto el primer proyecto de la licitación en comenzar las obras, la iniciativa de Neoen, se demoró casi dos años desde la adjudicación hasta el inicio de la construcción. Desafíos durante el proceso de autorización y negociaciones prolongadas para recibir financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) son las razones principales de la lentitud en que los proyectos adjudicados avancen.

Entretanto, el gobierno ya había anunciado en octubre 2015 una segunda licitación para 150 megavatios de energías renovables, volumen que posteriormente se aumentó a 170 megavatios. Esta vez, se han reservado 100 megavatios para energía solar y 70 megavatios para energía eólica. El período de inscripción y registro de participantes comenzó el 15 de junio y finaliza el 29 de agosto de 2016. La recepción de ofertas se ha marcado para el 20 de octubre y la firma de los contratos se prevé en enero del próximo año. Se espera más participación y competencia en esta segunda licitación que se celebra en un momento en el que este tipo de certámenes están en auge en América Latina.

Más que licitaciones

Pero el mercado de las energías renovables no se limita a las licitaciones en El Salvador. El segmento de autoconsumo está en aumento si bien la bajada de la tarifa eléctrica (aproximadamente de 0,19 a 0,14 dólares estadounidenses el kilovatio hora para la industria) por los combustibles baratos le ha quitado algo de atractivo y el gobierno aun no ha aprobado una normativa que permita la medición neta. Entre los proyectos solares más destacados en este segmento se encuentran los de Súper Selectos, la cadena de supermercados más grande del país. Las tiendas tienen un consumo alto y constante lo que favorece el uso de sistemas fotovoltaicos para el autoabastecimiento. Los resultados del primer proyecto de 100 kilovatios instalado a principios de 2014 en el techo de una tienda en San Salvador convencieron a la gerencia para seguir invirtiendo. Hasta el momento, Súper Selectos ha instalado más de un megavatio en plantas solares de autoconsumo en diferentes sucursales. Muchas empresas siguieron el ejemplo. Según el CNE, hasta el la fecha se han instalado 12 megavatios de instalaciones solares de pequeño o mediano tamaño, frente a 164 kilovatios hace cuatro años, y muchas más están en camino. (Ulrich Kaltenbach)

Kaltenbach Energy Consulting es una consultoría y desarrollador de proyectos de energías renovables en América Latina con sede en Berlín, Alemania. El próximo lunes día 5 de septiembre dará una conferencia en la Cámara de Comercio de Hamburgo sobre Energías Renovables en Centroamérica – Condiciones marco y posibilidades de negocio