BYD firma acuerdo para fábrica de módulos en Brasil

El brazo brasileño del grupo chino BYD Company Ltd ha dado un nuevo para la implantación de la fábrica de módulos que planifica en Campinas, estado de São Paulo.
BYD Energy do Brasil ha firmado un acuerdo de cooperación con la oficina de empleo de Campinas para la creación de 300 nuevos puestos de trabajo, que formarán parte de la plantilla inicial de su fábrica de módulos.
BYD invertirá 150 millones de reales brasileños (45 millones de dólares estadounidenses) en la fábrica solar. La empresa ya cuenta en Campinas con una fábrica de autobuses eléctricos. Según la empresa, la fábrica dispondrá de una capacidad de producción de 200 megavatios anuales de módulos fotovoltaicos y está previsto que entre en operación a principios de 2017.
El auge de la energía solar en Brasil ha creado un escenario idóneo para que BYD comience a producir módulos solares, según afirma la empresa en comunicado de prensa. Las subastas de energía renovable puestas en marcha el pasado año están preparando a Brasil para “alcanzar una notable capacidad de generación renovable, con la energía solar convirtiéndose en una importante adición a la matriz energética del país”, dice BYD.
Aunque a finales de junio la potencia solar acumulada no superaba los 30 megavatios, BYD espera que las 134 centrales que estarán operando en 2019 eleven esa cifra a 2.734 megavatios.
“Esa tendencia positiva ha impulsado a BYD Energy a establecer una fábrica de módulos en el país, lo que resulta no solamente un crecimiento de la plataforma de desarrollo de la empresa en Suramérica, sino también una generación de empleo significativa y el fortalecimiento de la nueva cadena productiva de Brasil”, indica la empresa.
El gigante de las tecnologías limpias considera que, además de los beneficios ambientales, la gran ventaja de la generación con energía solar es su rápida implantación, el mínimo impacto ambiental que requiere, los bajos costes de mantenimiento y la posibilidad de ubicar las centrales generadoras muy próximas a los centros de consumo, con lo que se ahorran largas líneas de transmisión eléctrica. (Edgar Meza)