América del Norte se compromete a que el 50% de la electricidad sea “limpia” en 2025

El presidente de Estados Unidos Barack Obama, el primer ministro canadiense Justin Trudeau y el presidente mexicano Enrique Peña Nieto harán hoy público un compromiso conjunto para que en el año 2025 el 50 por ciento de la electricidad consumida en América del Norte proceda de fuentes “limpias”.

El documento informativo difundido por la Casa Blanca precisa que con ello se refiere a energías renovables, energía nuclear y de captura de carbono, así como también a la tecnología de almacenamiento, la cual todavía no ha tenido de momento mucha penetración en el mercado. El documento también indica que la eficiencia energética forma del compromiso alcanzado.

El empleo del adjetivo “limpia” para designar a otras fuentes de energías con baja huella de carbono además de a las energías renovables ha sido una tendencia no solamente en Estados Unidos, sino también en la reforma energética mexicana, donde se hicieron grandes esfuerzos en su gestación para etiquetar al gas natural como un recurso energético limpio.

Aunque no se ha entrado en muchos detalles sobre cómo lograr el objetivo marcado, desde la Casa Blanca se hace referencia a una “serie de iniciativas”. Entre ellas figura la construcción de proyectos de líneas de transmisión transfronterizas con una capacidad de 5.000 megavatios, así como también la participación conjunta en un estudio sobre las oportunidades y el impacto de incorporar un mayor volumen de energías renovables a la red del subcontinente norteamericano.

Incluso con la participación de la nuclear en el concepto, el compromiso supone un fuerte incremento de las metas anteriormente fijadas por los tres países. En lo que se refiere a Estados Unidos, el país que más esfuerzos tendrá que hacer puesto que carga con el 75% de la producción energética del subcontinente, la nuclear actualmente produce el 21 por ciento de la energía del país y es de prever que la participación de esta energía sea menor en 2025. A pesar del apoyo federal en curso, sólo cinco reactores nucleares han comenzado la construcción en los Estados Unidos en las últimas décadas. Además, con mayor frecuencia las eléctricas y el regulador están reconociendo que la energía nuclear es incompatible con altas penetraciones de energía eólica y solar, debido a la falta de flexibilidad de la tecnología. De hecho, fue una las razones para que Pacific Gas & Electric Company decidiera cerrar la última planta de energía nuclear en California, la Planta de energía Diablo Canyon.

Un reciente informe del Consejo de asesores económicos de la Casa Blanca sobre los aspectos técnicos y económicos de la integración de un elevado volumen de energía renovable desmontó muchos mitos populares sobre los problemas de la intermitencia de la eólica y solar. "Como demuestra este informe, hay zonas con amplia penetración de renovables y muchas nuevas tecnologías pueden ayudar a satisfacer la demanda de gestión de la red, permitiendo un elevado nivel de fuentes intermitentes”, refleja el documento.

Pero si bien para Estados Unidos supone un reto, y máxime cuando ha acordado con Canadá que en 2025 la energía que compren sea 100 por ciento renovable, para México también supone un gran desafío. En la actualidad, solamente el 20 por ciento de la electricidad producida en el país tiene origen “limpio” y su meta era hasta ahora alcanzar el 35 por ciento en 2024. Es probable que este nuevo objetivo se vea reflejado en las próximas subastas eléctricas, que fueron introducidas por la reforma energética mexicana. En su primera convocatoria, celebrada en marzo, se adjudicaron 1,7 gigavatios solares, las tres cuartas partes de la potencia licitada.

Los canadienses parecen partir de una mejor situación: en la actualidad, el 81 por ciento de su electricidad procede de hidráulica, solar, eólica y nuclear, según reporta el medio de comunicación estatal CBC. (Christian Roselund)