Brasil pospone subasta solar de julio

El Ministerio de Minas y Energía brasileño ha pospuesto la licitación de reserva convocada para el próximo día 29 de julio y en el que estaba prevista la participación 9,2 gigavatios de proyectos solares, el 90 por ciento de la potencia inscrita en el certamen. El resto de los proyectos inscritos a concurso corresponde a proyectos hidráulicos.

Según la regulación, la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel) hubiera tenido que publicar en el Boletín Oficial el aviso oficial 30 días de antelación a la realización de la licitación. Lo que a su vez hubiera tenido que ser autorizado por la junta directiva de Aneel hoy día 28 de junio, acto que no constaba en la agenda oficial del regulador y que no se ha producido.

La asociación solar brasileña Absolar ha confirmado a pvmagazine el aplazamiento de la licitación, aunque se muestra confiada en que esto no signifique la cancelación de la misma. “Todavía no se ha publicado la ‘portuaria’ que establezca una nueva fecha, pero confiamos en que este año se produzcan dos subastas solares”, indica Rodrigo Lopes Sauaia, presidente ejecutivo de Absolar.

Más que la reciente denegación de un aplazamiento en el cronograma para la puesta en operación de centrales resultantes de la primera convocatoria de subastas en 2014, el reciente cambio de gobierno en Brasil podría ser la causa del aplazamiento. El nuevo legislador, no obstante, habría manifestado su intención de continuar la transición solar iniciada por su antecesor, según indica la asociación solar brasileña, que confía que la subasta aplazada se produzca en este semestre y no llegue a cancelarse.

“Brasil necesita licitar este año los dos gigavatios solares que tendrán que construirse con cara a 2019 para cumplir con las exigencias energéticas”, dice Sauaia. El presidente de Absolar estima que ésta es la potencia solar que debería subastarse anualmente para cumplir los objetivos energéticos marcados por Brasil, y hace hincapié en que con cara a 2019 todavía no hay potencia contratada, fecha en la que deberían estar operativos los proyectos adjudicados en la subasta ahora pospuesta. Sauaia también indica que el regulador podría estar barajando otros mecanismos más allá de las subastas, aunque de momento no quiere dar más detalles al respecto por no estar maduros los planes del ejecutivo, quien podría estar preocupado por aspectos como la transmisión e intermitencia de los proyectos con tecnología solar.

Aunque el aplazamiento no debiera tener un “impacto significativo”, Sauaia es consciente de la importancia que el mismo pudiera tener con cara a los inversores, y muy especialmente a aquellos que están anunciando el establecimiento de instalaciones fabriles de acuerdo a las normas de contenido local impuestas por BNDES. “La continuidad es esencial para que se siga desarrollando el sector”, indica.

El retraso en esta licitación, también pudiera significar que la subasta convocada en octubre tuviera retrasos. Sin embargo, en el sector solar brasileño se espera que la toma de poderes de Luiz Barroso, que sustituye en la dirección de EPE a Mauricio Tomasquin en la dirección del ente regulador energético EPE, permita que la subasta de octubre se realice sin contratiempos.

Brasil puso en marcha en 2014 un sistema de licitaciones para la compra de energía con participación de la tecnología solar. La subasta ahora cancelada hubiera sido la cuarta subasta nacional con una categoría específica para la fuente fotovoltaica y la primera de las dos licitaciones fotovoltaicas que se han convocado este año en Brasil. La otra licitación con una categoría para la fotovoltaica, la segunda licitación de reserva de este año, se celebrará el 28 de octubre. Hasta la fecha se han llevado a cabo tres licitaciones nacionales para la fuente fotovoltaica en Brasil en las cuales se adjudicaron proyectos con una potencia en conjunto de alrededor de tres gigavatios. (María Rosado)