España: IU y Podemos apuestan por un Plan Nacional de Transición Energética

Los partidos españoles Izquierda Unida (IU) y Podemos presentaron sus propuestas en materia energética con un marcado protagonismo de las energías renovables de cara a las próximas elecciones generales que se celebran a finales de junio. Las propuestas fueron presentadas en el marco del preacuerdo alcanzado entre las dos fuerzas políticas.
Ambas formaciones presentaron un Plan Nacional de Transición Energética (PNTE) para un sistema energético descarbonizado en el año 2050 en España. El PNTE se articula entorno a dos ejes: un Plan Nacional de Ahorro Energético y un Plan Nacional de Energías Renovables, según recoge el documento "50 pasos para gobernar juntos". En el plan de renovables estarían contempladas diversas tecnologías, entre ellas la fotovoltaica, y diversos campos de actuación, entre ellos la investigación y la producción.
Entre las medidas concretas en materia energética contenidas en el documento se encuentra una legislación de autoconsumo que exima del pago de cargos sobre la electricidad producida y autoconsumida. En la actualidad, la regulación aprobada en octubre y que entró en vigor para las instalaciones en operación el pasado mes de abril contiene elevados cargos sobre la producción eléctrica autoconsumida.
Además, la regulación de autoconsumo propuesta contempla que la electricidad inyectada a la red "sea justamente retribuida por la empresa comercializadora". La normativa actual no permite el balance neto en España. Solo algunas instalaciones pueden vender el excedente mientras que otros sistemas deben regalar la electricidad no autoconsumida e inyectada a la red.
En relación al autoconsumo, también proponen que la tramitación administrativa sea "ágil" y que estén permitidas las instalaciones compartidas.
Estas propuestas de autoconsumo son parte de una profunda reforma del sistema eléctrico que proponen IU y Podemos que también incluiría auditorías de los costes del sistema y en relación al déficit de tarifa y cambios en el marco regulatorio para que la retribución de la generación eléctrica se base en los costes reales de producción. (Redacción)