Brasil lanza programa de incentivos para generación distribuida renovable

El gobierno brasileño lanzó el martes un programa nacional de incentivos para las instalaciones de energías renovables de generación distribuida, en especial la fuente fotovoltaica. El programa ProGD abarca un gran abanico de medidas como incentivos fiscales y ampliación de líneas de crédito.
Con este programa se prevén inversiones por 100.000 millones de reales brasileños (25.000 millones de dólares estadounidenses) hasta 2030 en el segmento. Las estimaciones del Ministerio de Energía y Minas apuntan a 23,5 gigavatios en instalaciones de energías renovables de generación distribuida, principalmente fotovoltaicas ese año. En la actualidad, la potencia acumulada en el segmento se sitúa en cerca de 15 megavatios.
Con el programa, se establece como valor de referencia específico para la venta de la electricidad de las instalaciones fotovoltaicas en 454 reales brasileños (115 dólares estadounidenses) el megavatio hora. Esta tarifa, que se actualiza conforme al índice de precios al consumo (IPCA, por sus siglas en portugués) en los años del contrato, es la que paga la distribuidora por la electricidad de sistemas de esta tecnología. En la actualidad, hasta el diez por ciento del portfolio de las distribuidoras corresponde a instalaciones de generación distribuida.
El programa también contempla que se analicen mecanismos para la venta del excedente en el mercado libre. En la actualidad, las instalaciones bajo el esquema de medición neta pueden intercambiar el excedente por créditos pero no comercializar el excedente en el mercado libre.
Otros estímulos del programa son de índole fiscal. En este ámbito se introduce una reducción del 14 por ciento al dos por ciento en el impuesto a la importación de equipo para instalaciones fotovoltaicas hasta finales del año próximo.
Se introducen igualamente importantes exenciones impositivas sobre parte de la electricidad de los consumidores productores. En concreto, se aplicarán los impuestos ICMS y PIS/Cofins solamente sobre la electricidad recibida de la distribuidora y no compensensada.
El gobierno quiere crear y ampliar líneas de crédito para instalaciones de energía renovables de generación distribuida con el programa. Por otro lado, una iniciativa concreta que se llevará a cabo como parte del ProGD, un proyecto de instalaciones solares en escuelas, universidades y hospitales, contará con finaciación a tasas específicas del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).
Además de promover las instalaciones de generación distribuida, el programa también actúa en el plano industrial y de la formación. Se contemplan incentivos para impulsar la creación de una industria productora de componentes en Brasil. Por otro lado, se prevé fomentar la formación de profesionales en el sector renovable.
El programa es parte de los esfuerzos del gobierno brasileño de reducir sus emisiones de CO2. Brasil se ha propuesto disminuir sus emisiones, en relación a los niveles del año 2005, en 37 por ciento hasta 2025 y en un 43 por ciento hasta 2023.
En 2030, se prevé alcanzar 2,7 instalaciones de generación distribuida en el marco del ProGD. Se estima que estas instalaciones generarán 48 millones de megavatios hora. (Redacción)