Gobierno español da luz verde al "impuesto al sol"

El Consejo de Ministros de España aprobó el viernes la regulación de autoconsumo. El decreto, que regula las condiciones económicas, técnicas y económicas para el suministro y producción de electricidad con autoconsumo, contempla elevados cargos que se aplicarán a las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo que estén conectadas a la red.

El Real Decreto da luz verde al que ha sido llamado coloquialmente como "impuesto al sol". A falta de que se publique en el Boletín Oficial del Estado el texto íntegro de la normativa, en principio el autogenerador eléctrico no "pagará por la energía que autoproduce, ni tampoco por los impuestos asociados ni las pérdidas del sistema", pero "sí tendrá que contribuir a los costes generales del sistema", según indica la nota de prensa del Consejo de Ministros. La intención de cobrar un peaje de red por la energía autoproducida ha sido uno de los puntos más controvertidos en las múltiples versiones de borradores de la normativa de autoconsumo.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el titular de Industria, Energía y Turismo José Manuel Soria detalló la serie cargos, entre otros por potencia instalada y por respaldo, que se introducirán tanto a las instalaciones en operación como a los nuevos proyectos. Soria también indicó que las instalaciones de autoconsumo de hasta 10 kilovatios de potencia, así como las de los sistemas insulares y extrapeninusulares estarán exentas del pago de los costes generales del sistema. Estas instalaciones no abonarán la parte variable del impuesto, es decir, los kilovatios hora que produce para consumo propio. No obstante, seguirán teniendo que abonar el término fijo del impuesto, relacionado con la potencia.

Regalar el excedente

A pesar de las demandas del sector solar y las recomendaciones del Consejo de Estado, el decreto aprobado no prevé un balance neto del excedente, es decir, el intercambio de kilovatios hora por kilovatios hora. La regulación establece condiciones distintas para los sistemas de hasta 100 kilovatios y para las instalaciones de mayor potencia. Las instalaciones de hasta 100 kilovatios no podrán vender el excedente de electricidad. "Si alguien se instala bajo esta modalidad una placa fotovoltaica que produce 12 y consume 8, los cuatro de diferencia los puede verter pero no los puede vender", explicó Soria en la rueda de prensa. Es decir, que los productores fotovoltaicos estarán obligados a regalar el excedente de producción vertido a red.

Las plantas de más de 100 kilovatios sí podrán vender el excedente. Sin embargo, para ello es requisito imprescindible estar inscrito en el Registro de Productores de Electricidad. Bajo esta modalidad, los kilovatios hora inyectado a red serán abonados al precio de mercado spot en el momento del vertido.

Según el diario Público, una de las pocas recomendaciones del Consejo de Estado que han sido aceptadas en el texto definitivo ha sido la desaparición de la prohibición del uso de baterías. No obstante, al incorporar un sistema de acumulación no se permite rebajar el término de potencia contratada, con lo que tampoco se permite reducir la parte del impuesto que se refiere al término de potencia de la instalación.

El sector critica la regulación
La respuesta del sector solar al decreto aprobado ha sido de unánime rechazo. La Asociación de Productores de Energías Renovables (Anpier) considera la normativa como una de las "más esperpénticas de la democracia" y lo considera una "barrera normativa" que penaliza a ciudadanos y pymes a generar su propia energía, al tiempo que retrasa la llegada a España de un nuevo modelo energético.

Por su parte, la asociación Unión Española Fotovoltaica (UNEF) critica que la regulación no contemple el balance neto, lo que "desincentiva el desarrollo del autoconsumo eléctrico". Según Jorge Barredo, presidente de UNEF, el "impuesto al sol injustificado" implicará que los autoconsumidores paguen más cargos para el mantenimiento del sistema que el resto de usuarios, "aun siendo los que menos uso hagan del mismo".
Desde que en el año 2012 se decretara una moratoria renovable, prácticamente las únicas instalaciones fotovoltaicas que se han construido en España han sido de autoconsumo. Según UNEF, el año pasado la nueva instalación fotovoltaicos se situó en 22 megavatios en el país. (Redacción)