Brasil: Marina Silva aboga por una mayor apuesta por las renovables

Share

La candidata socialista a la presidencia de Brasil Marina Silva presentó el viernes su programa electoral en el cual aboga por una mayor diversificación de las fuentes de energía en la matriz energética brasileña y por una mayor apuesta por las energías renovables, entre ellas la solar. Silva, quien es una de las favoritas en las elecciones que se celebran a principios de octubre, incide en su programa en la necesidad de reducir la elevada dependencia de la fuente hidráulica, que representa alrededor del 70 por ciento del mix de electricidad. Los periodos de bajas lluvias son recurrentes en Brasil y en algunas ocasiones, como este año, provocan un fuerte aumento del uso de los combustibles fósiles y se abre también el debate sobre la seguridad del suministro de electricidad.

En su programa, Silva recoge cinco grandes propuestas en materia energética: aumentar la eficiencia energética, incrementar la participación de la energía eléctrica en la matriz energética, apostar por las energías renovables y en especial por las renovables "modernas" como la solar y la eólica en el sector eléctrico y en la política de combustibles, disminuir el consumo de combustibles fósiles y ampliar el segmento de la generación distribuida. Marina quiere potenciar la energía eólica y solar en Brasil y destaca que la eólica, cuya potencia instalada es de cerca de dos gigavatios en Brasil, es la segunda fuente de energía en términos de competitividad en Brasil y que en solar es necesario ampliar la participación de esta fuente de energía que representa en la actualidad tan solo el 0,01 por ciento del mix brasileño.

Fotovoltaica en un millón de hogares

En concreto, en energía solar, la candidata pone de relieve las ventajas de la generación distribuida y cómo la solar puede contribuir a reducir los costos energéticos a los consumidores residenciales y comerciales. Entre sus propuestas se encuentra el establecer una meta de un millón de hogares equipados con instalaciones fotovoltaicas hasta el año 2018. Para impulsar el desarrollo de las instalaciones de medición neta, Silva propone que el gobierno federal coordine y negocie con los gobiernos de los estados cambios en el impuesto ICMS, cuya aplicación es competencia de los estados, que grava la electricidad de los productores de energía fotovoltaica. Además, en el ámbito de la solar también se proponen la posibilidad de otro tipo de incentivos y subsidios, como incentivos fiscales, para la adquisición de los equipos fotovoltaicos. (Redacción)