Brasil publica las reglas de contenido local para la primera subasta solar

El Banco Nacional de Desarrollo (BNDES) de Brasil hizo público hoy martes las muy aguardadas reglas de contenido local que se aplicarán en la primera subasta nacional que cuenta con una categoría específica para la fotovoltaica, una subasta de reserva que se celebra el 31 de octubre. Las reglas se aplicarán asimismo a los proyectos que se adjudiquen en subastas posteriores. Se han fijado tres periodos para que la implantación de una industria local sea gradual en Brasil: de 2014 a diciembre de 2017, de enero de 2018 a diciembre de 2019 y a partir de enero 2020. A partir del año 2020 se establecen criterios de obligatoriedad en relación a la célula solar. Para la tecnología de capa delgada las reglas y los plazos son diferentes.
Según indica el BNDES, para la primera subasta solar una de las líneas de financiación para los proyectos será la línea BNDES Finem, cuyo costo financiero es el de la TJLP (Tasa de Juros de Longo Plazo), una tasa que es fijada por el Consejo Monetario Nacional y que se sitúa en la actualidad en el cinco por ciento anual. La otra línea de financiación corresponderá al Fundo Clima, cuyo costo financiero es más bajo, del 0,1 por ciento. Al costo financiero hay que añadir la remuneración básica del BNDES que es del uno por ciento anual, la tasa de riesgo de crédito, la cual, según indica el BNDES varía entre el 0,4 por ciento y el 2,87 por ciento, en función del cliente, la tasa de intermediación financiera, que se sitúa en el 0,5 por ciento (las microempresas y las pequeñas y medianas empresas están exentas de esta tasa en concreto) y por último también la tasa de remuneración del agente financiero.
Solo se financiará hasta un 15 por ciento del valor del módulo o del sistema fotovoltaico con recursos del Fundo Clima y del 65 por ciento con recursos del fondo Finem.
El BNDES concederá crédito solamente para los proyectos que estén registrados según la metodolgía de contenido local. Para la financiación de los proyectos vencedores se podrá acceder a financiación directamente ante el BNDES o indirectamente a través de entidades crediticias que canalicen la financiación del BNDES. La participación del BNDES en la financiación será mayor cuanto mayor sea el contenido local del proyecto.

Detalles del factor de nacionalización

La metodología define los detalles para obtener el "Fator N", es decir el factor de nacionalización, una cuestión clave ya que la financiación del BNDES para los proyectos dependerá del producto entre la participación máxima de la línea de financiación y el "Fator N". Para obtener dicho factor, se sumarán los porcentajes de ajuste definidos en una tabla para distintos componentes. El BNDES diferencia entre productos básicos (que deberán ser producidos en una parte obligatoriamente Brasil), productos opcionales y productos "premio".
Las condiciones fijadas son diferentes para los productos cristalinos y los productos de capa delgada. Así, para los módulos cristalinos por ejemplo se considera el producto básico el ensamblaje de los módulos en Brasil en una fábrica de la empresa o de terceros con material de ensamblaje producido en el país también. El porcentaje que se ha fijado aquí es del 60 por ciento. Como productos opcionales se consideran el backsheet, el EVA y las cajas de conexión. Como producto “premio” se consideran las célula, obleas y lingotes de producción nacional. Estas categorías son válidas hasta el año 2017, posteriormente, las condiciones de contenido local se vuelven más estrictas.
En un comunicado, el BNDES explica que las medidias que han sido aprobadas son similares a las que se aplicaron a la energía eólica en la primera licitación específica para esta tecnología que tuvo lugar en el año 2009 en Brasil. Desde entonces han tenido lugar varias licitaciones específicas para la fuente eólica en Brasil.
Recientemente, el presidente del organismo Empresa de Pesquisa Energética (EPE) Mauricio Tolmasquim declaró que el gobierno brasileño prevé la contratación de 3,5 gigavatios en proyectos de energía solar en el periodo 2014 a 2018.
La celebración de la primera subasta específica para la fuente fotovoltaica coincide con una de las perores sequías que ha habido en Brasil en la última década. Como consecuencia de ello, este año ha aumentado considerablemente la participación de las fuentes fósiles en el mix de electricidad lo que ha elevado los costes de la producción de electricidad en el país. El 70 por ciento del mix de electricidad aproximadamente corresponde a la fuente hidráulica en Brasil.
La potencia fotovoltaica acumulada se sitúa en unos diez megavatios en Brasil en la actualidad. El año pasado se celebró la primera subasta específica para parques solares, la cual fue coordinada por el estado de Pernambuco y en la que se adjudicaron 123 megavatios en proyectos. El año pasado también, la fuente solar participó por primera vez en subastas nacionales, en concreto en una subasta A-3 y en una subasta A-5, sin embargo no resultaron adjudicados proyectos fotovoltaicos en dichos certámanes. Este año, la solar también participa en una subasta A-5 que se celebra el día 12 de septiembre. (Redacción)