México, líder en América Latina en instalaciones solares de medición neta

México se ha convertido en líder en instalaciones solares de generación distribuida en América Latina, tanto en potencia instalada como en volumen de sistemas. A finales del año pasado las instalaciones solares bajo el esquema de medición neta con contrato de interconexión sumaban una potencia de 26.583 kilovatios, según las últimas estadísticas de la Comisión Reguladora de Energía (CRE). En conjunto, había unos 4.500 sistemas fotovoltaicos de este tipo, con potencia máxima de 500 kilovatios, que contaban con un contrato de interconexión. CRE estima que este año se podrían sumar unos 20 megavatios en instalaciones de energías renovables en medición neta, la mayor parte son fotovoltaicas, y que en 2020 el acumulado podría superar los 200 megavatios.
Sin apenas apoyo gubernamental, las instalaciones de energías renovables bajo el esquema de medición neta han experimentado un fuerte crecimiento en el último año en México. En concreto, el volumen de instalaciones con contrato de interconexión se ha más que duplicado pasando de 1.988 a finales de 2012 a 4.620 a finales de 2013.
La potencia de las instalaciones también se duplicó pasando de 14.876 kilovatios a finales de 2012 a 29.162 kilovatios a finales de 2013. La mayor parte de la potencia corresponde a instalaciones fotovoltaicas. En concreto, estas sumaban 26.583 kilovatios a finales del año pasado.

Revisión al alza de la potencia hasta 2012

CRE señala en su informe anual sobre contratos de interconexión en el esquema medición neta que ha revisado los datos de los últimos años. De esta manera, hasta finales del2012 había unos cuatro megavatios más de instalaciones de energías renovables que lo estimado anteriormente. El año pasado, CRE calculaba que en el periodo 2007 a 2012 se habían añadido unos 10,5 megavatios mientras que ahora estima que fueron cerca de 14,9 megavatios.
Según las estimaciones actuales, hasta finales de 2011, el acumulado de instalaciones de energías renovables en medición neta se situaba en 4.663 kilovatios en México. Para elaborar su informe, CRE ha contado con datos de la empresa eléctrica paraestatal Comisión Federal de la Electricidad (CFE).
Otros países de la región cuentan también con esquemas similares, sin embargo hasta la fecha el éxito de dichos esquemas ha sido limitado debido a diferentes barreras. En Brasil, están en operación en la actualidad tan solo un centenar de instalaciones fotovoltaicas bajo el esquema de medición neta introducido en 2012. En Chile, la normativa de la generación distribuida todavía no es muy favorable para las instalaciones fotovoltaicas y se espera que el gobierno complete próximamente esta regulación.
Por otro lado, en algunos países más pequeños de Centroamérica y el Caribe se ha instalado un volumen considerable de instalaciones fotovoltaicas bajo esquemas de medición neta, como Costa Rica, con cerca de un megavatio en instalaciones de este tipo, o República Dominicana, con unos siete megavatios.

Gran volumen de instalaciones de hasta 10 kW

En México, la mayor parte de los sistemas de energías renovables instalados bajo el esquema de medición neta son pequeños. En concreto, 4.249 de las 4.620 instalaciones que contaban con contrato de interconexión a finales del año pasado tenían una potencia de hasta 10 kilovatios.
La normativa permite instalar sistemas de hasta 10 kilovatios en el segmento residencial y de hasta 500 kilovatios en el segmento comercial en México. Para los hogares con una tarifa de electricidad de alto consumo (DAC), la fotovoltaica puede permitir un ahorro considerable en la factura de la electricidad. A varios cientos de miles de usuarios se les aplica la tarifa DAC, la cual es mucho más elevada que la tarifa eléctrica que se suele aplicar en los hogares en el país.
Por oto lado, a finales del año pasado había 340 instalaciones de energías renovables con contrato de interconexión en el rango de potencia de 10 a 100 kilovatios, mientras que en el rango de potencia de entre 100 y 500 kilovatios había 31 instalaciones.
En cuanto a la generación de electricidad de los sistemas de energías renovables de este tipo, CRE señala que el año pasado los 29.162 kilovatios se estima produjeron 44.277.650 kilovatios hora de los cuales 8.540.630 kilovatios hora fueron vertidos a red e intercambiados por electricidad de la red.
Los sistemas fotovoltaicos de pequeña escala, que suman una potencia de 19.712 kilovatios, generaron 22.583.904 kilovatios hora, de los cuales 6.373.980 kilovatios hora fueron inyectados a red e intercambiados por electricidad de la red.
Las instalaciones fotovoltaicas de mediana escala, con una potencia en conjunto de 6.871 kilovatios, produjeron 12.045.777 kilovatios hora. De ellos, 943.818 kilovatios hora se vertieron a red y se intercambiaron por electricidad de la red.
Además de las instalaciones fotovoltaicas, a finales del año pasado había bajo el esquema de medición neta 2.440 kilovatios en instalaciones de biogás, 80 kilovatios en instalaciones de biomasa, 20 kilovatios en instalaciones de minieólica y 60 kilovatios en instalaciones híbridas de energía solar y eólica.
El 89 por ciento de las instalaciones, o 4.107 sistemas con una potencia en conjunto de 17.308 kilovatios, eran de personas físicas mientras que el 11 por ciento restante, o 513 sistemas que sumaban una potencia de 11.855 kilovatios, eran de personas morales.

Expectativas de 20 MW este año

CRE estima que de continuar la tendencia actual, este año se podrían sumar unos 20 megavatios en instalaciones de energías renovables de este tipo con lo que el acumulado aumentaría a 49,5 megavatios. En el año 2016 se podrían alcanzar 103 megavatios y en el año 2020 el acumulado se podría situar en 205 megavatios.
En cuanto al volumen de instalaciones, CRE apunta a que finales de este año podría haber 9.406 instalaciones de energías renovables en medición neta y en 2016 se podrían alcanzar 29.355 instalaciones mientras que en 2020 habría 148.044 instalaciones en medición neta. En su informe, CRE no hace un desglose de las tendencias por tecnologías.
El esquema de medición neta se introdujo en el año 2007 en México aunque ese año solo se conectó a red una instalación de tres kilovatios de potencia. En los inicios estaba permitida la conexión a red de instalaciones de hasta 30 kilovatios de potencia aunque posteriormente el límite se amplió a 500 kilovatios. Además de las instalaciones fotovoltaicas de medición neta existen en México centrales solares de megavatios bajo los esquemas de autoabastecimiento, con una potencia de más de 500 kilovatios, y de pequeño productor. (Redacción)