Minerãrao a pleno rendimiento en el Mundial de Fútbol Brasil 2014

Share

La instalación fotovoltaica del estadio Minerão en la ciudad brasileña de Belo Horizonte va a poder presumir de ser la primera de su especie en estar completamente operativa en un mundial de fútbol. A día 25 de abril, la central de 1,42 megavatios instalada sobre la cubierta de una de las sedes del Mundial de Fútbol Brasil 2014 entraba en completo funcionamiento, según indica la empresa operadora del estadio Minas Arena. Si bien en la última década todos los países anfitriones del Mundial de la FIFA han hecho esfuerzos por dotar a sus estadios de instalaciones fotovoltaicas, la del estadio de Minerão en el estado de Minas Gerais será la primera en estar completamente operativa y vertiendo a red en el momento de celebrarse la competición deportiva.
A pesar de que la instalación, construida por la eléctrica Companhia Energética de Minas Gerais (Cemig) y financiada por la entidad financiera estatal alemana KfW, ya fue inaugurada oficialmente en mayo del pasado año, no ha sido hasta ahora que está vertiendo a red toda la electricidad que permite su potencial de generación. Está previsto que los 5.910 módulos multicristalinos de 240 vatios de potencia instalados en los 11.500 metros cuadrados de superficie útil de la cubierta del estadio proporcionen 1.825 megavatios hora anuales, energía suficiente para abastecer el consumo energético de 1.200 hogares. No obstante, el diez por ciento de la electricidad producida será utilizada para satisfacer las necesidades del propio estadio.
El Mundial de Brasil es el primero de la historia en el que la FIFA y el Comité Organizador Local (COL) han decidido implantar una estrategia conjunta de sostenibilidad y los organizadores se comprometieron voluntariamente a que los doce estadios anfitriones tengan certificados de sostenibilidad. Además de Minerão, otros tres estadios brasileños que serán sede del mundial están dotándose de instalaciones fotovoltaicas: Mané Garincha en Brasilia (2,5 megavatios), Maracaná en Río de Janeiro (390 kilovatios) y el Arena de Pernambuco (1 megavatio). (Redacción)