SMA sufrió pérdidas del 36% en 2013

Share

El último informe financiero de SMA Solar Technology AG refleja que el fabricante alemán de inversores sufrió graves pérdidas en el ejercicio 2013. A pesar de que los 5,4 gigavatios de inversores vendidos le permiten mantener el liderazgo mundial de este segmento, también suponen un fuerte retroceso con respecto a 2012, ejercicio en el que vendieron 7,2 gigavatios. La dramática caída de la demanda en los mercados europeos sería el principal motivo de que la facturación de SMA se hubiera reducido en un 36,3 por ciento, de 1,5 millones de euros en 2012 a los 932,5 millones de euros que reportan en el año 2013, según indica la compañía.

Por primera vez en su historia, SMA se ha visto obligado a anunciar pérdidas netas. El beneficio antes de intereses e impuestos (EBIT) se situó en 89,1 millones de euros en 2013, frente a los 102 millones alcanzados durante el año fiscal anterior. Con ello se reduce también el margen EBIT, del siete por ciento en 2012 al -9,6 por ciento en 2013. A pesar de que el activo total ha caído en un cinco por ciento con respecto al año anterior (1.260 millones de euros en 2013, 1.330 millones en 2013), SMA asegura que la compañía sigue manteniendo "independencia financiera" con una liquidez neta de más de 308 millones de euros y un ratio de capital propio de casi el 58 por ciento.

A pesar de la difícil situación del mercado fotovoltaico en 2013, SMA no redujo la inversión en desarrollo tecnológico. Más de 100 millones de euros se destinaron al desarrollo de futuros productos, según declaró Pierre-Pascal Urbon, portavoz de la Junta Directiva de SMA, en la presentación de los resultados financieros. Urbon aseguró también que la compañía ha incrementado su presencia global mediante el establecimiento de nuevas empresas en el extranjero y la adquisición del fabricante chino de inversores Zeversolar, así como que espera que la alianza estratégica con el fabricante Danfoss les permita "incrementar nuestra competitividad a medio plazo".

Sin embargo, el analista Cormac Gilligan de la empresa especializada en observación de mercados IHS no se muestra tan optimista con respecto al futuro de SMA. En su opinión, la compra de Zeversolar no ha aportado por ahora ningún resultado positivo y el potencial de reducción de costes que devenga de la alianza con Danfoss aún está por determinarse. "2014 va a ser un año crítico para SMA y los demás fabricantes de inversores", dice Gilligan, quien pronostica una caída general de la facturación del mercado de inversores del 5 por ciento y una fuerte presión de precios.

La situación a corto plazo de SMA no ha cambiado mucho. Para el primer trimestre de 2014 la empresa espera obtener entre 170 y 200 millones de euros en concepto de ventas (212 millones de euros en el mismo periodo de 2013) en un entorno de mercado todavía difícil. La reducción con respecto al año anterior estaría motivada por un retroceso en su ámbito como proyectista. Se espera, por tanto, una nueva caída en el EBIT (entre 20 y 25 millones de euros). No obstante, SMA ratifica su pronóstico de noviembre del pasado año y alcanzar en el completo ejercicio 2014 un volumen de ventas de entre 1.000 y 1.300 millones de euros. (Redacción)