Asociación portuguesa avisa de ofertas de módulos sospechosos de incumplir el acuerdo con China

La asociación portuguesa Apisolar ha enviado una carta a sus socios en la que avisa de que se ha percatado de ofertas de módulos solares a un precio por debajo del marcado para los módulos importados de China y cuyo lugar de producción no ha podido comprobar. Apisolar indica que ha tratado de verificar la procedencia de los módulos sin éxito, las empresas contactadas señalaban que los módulos habían sido producido en Europa, y que no ha logrado que le sean enviados los certificados "Factory Inspection Certificate" y el "Factory Audit Report". La asociación sospecha que los módulos no han sido fabricados en Europa sino que podrían proceder de China y que los certificados podrían ser falsos.
Al contactar con las empresas que comercializan los módulos, Apisolar señala que estas cambian las cantidades de compra o indican que el precio es más alto que el previamente ofertado. La asociación advierte a sus socios del riesgo de comprar módulos sin estar seguros de la procedencia de los mismos. Y señala que de demostrarse que el producto ha sido importado de manera no acorde con el acuerdo entre la Unión Europa y China este será confiscado.
El año pasado la Unión Europea y China llegaron a un acuerdo que estipulaba un volumen anual de importación de productos solares a Europa y un precio mínimo. Este acuerdo se alcanzó después de que se llevara a cabo en Europa una investigación antidumping y antisubsidio a los módulos procedentes de China. El mercado portugués es relativamente pequeño en Europa; este año la nueva instalación fotovoltaica se podría situar en algo más de 50 megavatios. (Redacción)