El Parlamento Europeo pide objetivos nacionales de 30% de renovables

El Parlamento Europeo ha hecho un llamamiento en favor de objetivos nacionales vinculantes de 30 por ciento de energías renovables en 2030. Con ello, la institución se desmarca claramente de la postura de la Comisión Europea, la cual presentó recientemente un objetivo a 2030 de 27 por ciento de renovables para el conjunto de la Unión Europea y no para cada país. Asimismo el Parlamento Europeo ha pedido para ese año un objetivo del 40 % de eficiencia energética, la Comisión Europea no propuso un objetivo concreto en este ámbito, y un objetivo de 40 por ciento de reducción de las emisiones de CO2 en 2030 con respecto a 1990.
En una votación el miércoles en el Parlamento Europeo, 341 miembros votaron en favor de la resolución que recoge los objetivos, 263 se opusieron y 26 miembros se abstuvieron. La institución también ha mostrado su preocupación por la falta de ambición de la Comisión Europea, en especial en lo que respecta a los objetivos nacionales de renovables y a la eficiencia energética.
La Comisión Europea publicó su propuesta de objetivos de renovables a 2030 el pasado 22 de enero. Las presiones de algunos países miembro como Reino Unido habrían llevado a la institución a no considerar objetivos vinculantes por países para el año 2030 sino un objetivo conjunto. Otros países como Alemania eran favorables a objetivos más ambiciosos.
"El precio de la energía afecta seriamente a las empresas, a la industria y, más específicamente, a nuestros ciudadanos. Si queremos reducir nuestras importaciones de energía tenemos que producir más en Europa haciendo un uso más ediciente de nuestos recursos", ha afirmado Anne Delvaux, miembro del comité de Medio Ambiente de Parlamento.
Delvaux también ha señalado que un mix más difersificado es mejor para las empresas europeas. "Si tenemos un mix de energía más amplio con mayor eficiencia energética, esta es la mejor opción de reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, de promover nuevas tecnologías e innovación, de crear empleos, y de cambiar nuestras economías en economías más verdes. Es por ello que necesitamos tres objetivos vinculantes", ha dicho.
Por su parte el miembro del comité de industria Konrad Szymański, quien no ha querido suscribir la resolución aprobada por el Parlamento Europeo, considera que los objetivos no son realistas. "Este resultado no es satisfactorio. Nos estamos prometiendo a nosotros mismos, europeos e industria europea, que esta nueva política climática sería realista, flexible y eficiente en costes. Estas son unas suposiciones muy buenas. Sin embargo, si doblamos el objetivo de reducción de emisiones después de 2020, no es realista". (Redacción)