UNEF cifra en 5.800 millones de euros la pérdida de las instalaciones fotovoltaicas españolas antes de la reforma energética

La Unión Española Fotovoltaica (UNEF) cifra ya en más de 5.800 millones de euros las pérdidas en la retribución que las más de 60.000 instalaciones fotovoltaicas tendrán que afrontar en el periodo 2010-2020 debido a los cambios regulatorios acontecidos antes de la reforma energética. Con la reforma energética, el gobierno tiene la pretensión de ahorrar 1.300 millones de euros adicionales.
El informe de 2012 de UNEF ampara los recortes retroactivos sobre las horas de producción introducidos en 2011, así como también el impuesto del siete por ciento sobre la generación introducido en 2012 y la no actualización de las tarifas con respecto al IPC regulada en 2013. No obstante, el informe no ampara el impacto del cambio de modelo de retribución que supone la supresión de las primas de los 4,2 gigavatios instalados en España. El gobierno aprobó recientemente sustituir el anterior sistema de tarifa regulada por una rentabilidad sobre la inversión del 7,5 por ciento, cuyos parámetros no se conocerán hasta noviembre. Para ello, ha encargado a dos consultoras que establezcan los costes de inversión de una instalación tipo, que será aplicado a las demás. El experto en el sector Tomás Díaz, anterior responsable de comunicación de las asociaciones ASIF y UNEF, y que coordinó el actual informe, estima que la nueva normativa "supone un recorte adicional del 15 por ciento".
El informe de 2012 de la patronal indica que se ha perdido también el 90 por ciento del tejido industrial solar del país. Mientras que en 2011 el sector superaba los 12.000 puestos, frente a los 4.700 registrados en 2008, en 2013 ese volumen se ha reducido a unos 7.500 empleos, la gran mayoría en labores "de operación y mantenimiento, y en dar soporte a las actividades en el extranjero". El informe indica que el 90 por ciento de los fabricantes de módulos y componentes están "en concurso de acreedores o en proceso de ajuste laboral", habiéndose perdido por completo las actividades en la fabricación de módulos de capa delgada y obleas. Los fabricantes de inversores y equipos de electrónica de potencia mantienen su posición, pero con "su actividad centrada al extranjero". Como potenciales mercados, el informe resalta el potencial de los mercados latinoamericanos, con especial énfasis en Chile, "aunque su peso todavía no es relevante".
El informe de UNEF hace hincapié en una apropiada regulación del esquema de autoconsumo, único instrumento tras la moratoria decretada a principios de 2012, para levantar la industria solar. Lamentablemente, el gobierno ha desoído sus propuestas, y las del regulador de energía CNE y la Comisión Europea, y ha optado por imponer un peaje a las instalaciones por la electricidad que autoconsuman, lo que UNEF ha calificado de "impuesto al sol". (Redacción)