Las inversiones en la industria solar aumentarán a partir de 2014

Los analistas de IHS prevén una recuperación de las inversiones en el sector fotovoltaico a partir de 2014. Motivo de ello sería la creciente demanda en los mercados emergentes. "La sobrecapacidad en la producción se ha concentrado principalmente en los mercados solares desarrollados como EEUU, la Unión Europea y China. Pero como la demanda procede de nuevos emplazamientos, los fabricantes están cobrando interés en producir en esas regiones sus productos. Como resultado se esperan nuevas fábricas y un aumento de las inversiones locales", explica Jon Campos, analista de IHS. Tasas de crecimiento especialmente altas se prevén en los próximos años sobre todo en Sudamérica, África y Oriente Próximo.
Tras la recesión de las inversiones experimentada en los últimos años, a partir de 2014 se estima que habrá un incremento del 30 por ciento, hasta alcanzar 3.000 millones de euros, indican los analistas. Mientras que el récord de inversión fotovoltaica se alcanzó en 2011 con 12.900 millones de dólares, en 2012 se produjo una drástica contracción del 72 por ciento. Para el presente año los analistas prevén una nueva reducción del 36 por ciento, con un volumen de inversión en torno a 2.200 millones de dólares estadounidenses. No obstante, en los nuevos mercados ya se observa un crecimiento, que IHS cifra en un 23 por ciento para 2013 y en un 40 por ciento para 2017. Los analistas esperan que las inyecciones de capital se produzcan en la fabricación de obleas de silicio cristalino y equipamiento de producción de células y módulos. Para los mercados ya establecidos, IHS pronostica un crecimiento plano para el presente año y una contracción del 10 por ciento anual hasta 2017.
IHS indica que uno de los motivos del crecimiento previsto en los mercados latinoamericanos, del sureste asiático, África y zonas de EEUU sería las disputas comerciales sobre el producto chino, que incitaría a los productores a desplazar su fabricación a estos lugares donde la electricidad es más económica y se dispone de terreno.
Los analistas también vaticinan que el incremento de la demanda conducirá a un repunte en las inversiones de tecnología, en busca de mayores eficiencias y menores costes de producción, e identifican un área crítica: la inversión en equipamiento que permita a los fabricantes diferenciar sus productos de los de la competencia. (Redacción)