La cúpula de calor del Golfo y la corriente polar determinan los resultados solares de mayo

Share

En mayo, una fuerte corriente en chorro polar y una cúpula de calor que batió récords dieron lugar a un marcado contraste en los patrones de irradiancia en Norteamérica. El oeste y el centro de EE.UU., junto con México, experimentaron una irradiancia superior a la normal, mientras que las regiones del Golfo y la Costa Este se enfrentaron a una irradiancia inferior, según el análisis realizado mediante la API Solcast.

La persistente cúpula de calor sobre el Golfo de México ha provocado condiciones calurosas en todo México, con niveles de irradiancia que alcanzaron casi el 130% de las medias climatológicas. La mayor parte de México y muchos estados centroamericanos están sufriendo una ola de calor sin precedentes, exacerbada por cielos despejados debido a una débil corriente en chorro subtropical. Esta situación está agravando las condiciones existentes tras el invierno seco que ha vivido México. Se espera que la cúpula de calor persista hasta junio, desplazando su influencia hacia el sur de EE UU.

En el sureste de EE.UU., el viento y las tormentas han provocado que los niveles de irradiancia se sitúen casi un 20% por debajo de la media. En la costa este, la irradiancia también ha disminuido un 10% con respecto a las medias a largo plazo de mayo. Los vientos del sur de los trópicos trajeron aire cálido y húmedo hacia el norte, contribuyendo a las condiciones inusualmente cálidas y a una irradiancia más baja de lo normal en los estados del Golfo como Texas, Mississippi, Georgia y Alabama. Esto es un anticipo de la temporada de huracanes que se prevé más fuerte de lo normal, lo que no será un buen augurio para la producción de energía solar debido al riesgo de daños, el aumento de la nubosidad y las pérdidas inducidas por la temperatura. El aire húmedo y caliente también ha provocado fuertes tormentas, como las que azotaron Texas a principios de esta semana y los estados adyacentes durante el fin de semana. Estas tormentas ejercieron presión sobre la red, provocando numerosos cortes y dejando a muchas personas sin electricidad con temperaturas superiores a la media.

Por el contrario, la fuerte corriente en chorro polar ha creado condiciones favorables para los operadores de activos y redes en el oeste de EE UU. La corriente en chorro sobre el Pacífico Norte provocó temperaturas inusualmente frías en el noroeste, con temperaturas frescas y una irradiancia superior a la normal.

La irradiancia solar en esta región ha aumentado casi un 20% en comparación con las medias a largo plazo. Este tiempo fresco, unido a las largas horas de luz, ha proporcionado unas condiciones óptimas para la generación de energía solar antes del verano seco y caluroso que se prevé.

Solcast elabora estas cifras mediante el seguimiento global de nubes y aerosoles con una resolución de 1 a 2 km, utilizando datos de satélite y algoritmos AI/ML propios. Estos datos se utilizan para impulsar modelos de irradiancia, lo que permite a Solcast calcular la irradiancia a alta resolución, con un sesgo típico inferior al 2%, y también previsiones de seguimiento de nubes. Estos datos son utilizados por más de 300 empresas que gestionan más de 150 GW de activos solares en todo el mundo.

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.