“El almacenamiento de energía no es suficiente, una red de energías renovables necesita una reserva flexible de gas”

Share

La importancia del almacenamiento de energía en la provisión de energía de reserva de la red quedó demostrada durante un amplio apagón en el Reino Unido este mes, cuando 100 MW de capacidad de la batería se activaron en 0,1 segundos para ayudar a mantener las luces encendidas.

La capacidad de la batería, operada por el negocio de infraestructura eléctrica flexible Statera, proporcionó “el 100% de nuestro rendimiento para mitigar los efectos” del apagón, dijo el director general Tom Vernon a pv magazine.

Sin embargo, a pesar del excelente rendimiento de la capacidad de la batería de Statera a gran escala, Vernon dijo que la ambición de un Reino Unido de ser carbono neutrales para el año 2050 resultará imposible sin un despliegue extensivo de instalaciones flexibles de generación de gas de respaldo. Otros opinan, con el apoyo de numerosos estudios, que la generación de combustibles fósiles no es necesaria en absoluto en un sistema de energía 100% renovable o para lograr un equilibrio energético neutro en carbono.

Cuando el pasado 9 de agosto un rayo activó dos centrales eléctricas para alumbrar una extensa porción de la red del Reino Unido en Londres y el sureste de Inglaterra durante 15 minutos, “se puso de manifiesto la necesidad de resiliencia en la red”, dijo Vernon.

Gas flexible

Además de la capacidad de almacenamiento de Statera, la planta de gas flexible de la compañía se puso en marcha rápidamente, para ayudar a aliviar un apagón que afectó hasta un 10-15% de la red nacional y dejó a los pasajeros atascados en los trenes durante nueve horas y a las infraestructuras en estado crítico, incluyendo hospitales que sufrieron apagones.

“Teníamos un proyecto de gas flexible que, según entendemos, evitó que alrededor de 100.000 hogares en la zona de Hull sufrieran un apagón”, dijo Vernon, refiriéndose a la ciudad en el noreste de Inglaterra. “Es una unidad generadora de gas de alta eficiencia que solo se enciende por un número limitado de horas cada año, pero cuando se usan son críticas.”

Vernon dijo a pv magazine que el almacenamiento con baterías por sí solo no será suficiente para garantizar la seguridad del suministro, ya que la penetración de las energías renovables aumenta en el mix energético.

“Las energías renovables van a liderar la carga y las baterías equilibrarán la red”, dijo el director ejecutivo de Statera. “Pero no será posible equilibrar la red sin una reserva flexible de gas. Incluso si se sobredimensiona considerablemente la cantidad de generación [renovable] que se requiere, se necesitaría una batería tan grande que sería inviable. No se pueden explicar los días en que, en medio del invierno, el viento no sopla durante una semana. Una batería que está cambiando de carga durante un mes a la vez solo está haciendo de tres a cuatro ciclos por año, por lo que tendría que ser inviablemente grande y muy barata, y estamos muy, muy lejos de eso”.

Respaldo de emisión de carbono

Dado que la energía nuclear no es adecuada para proporcionar nada más que una carga básica debido al tiempo y los gastos necesarios para poner en marcha un reactor, Vernon dijo que el gas combustible fósil ofrece la mejor alternativa hacia un futuro de carbono neutro para el Reino Unido. “Bajo el sistema que opera en este momento”, dijo Vernon, “la Red Nacional necesita grandes centrales térmicas en reserva, girando y emitiendo carbono pero no generando electricidad”. Por el contrario, dijo, las plantas de gas flexible de Statera se pueden poner en marcha en 2-5 minutos.

Citando un escenario energético futuro previsto por National Grid, Vernon dijo que en general se necesitarían cantidades iguales de almacenamiento de baterías e instalaciones de gas flexibles para respaldar una red eléctrica impulsada por energía renovable, y añadió: “Solo nos movemos hacia un futuro más electrificado.”

Informe sobre energía

La pregunta ahora, en una nación que aparentemente todavía está paralizada por el interminable problema de Brexit, es si el nuevo gobierno de Boris Johnson actuará con la suficiente rapidez para asegurar la infraestructura necesaria y responder a lo que Vernon describió como la “señal de advertencia” y la “llamada de atención” del apagón experimentado este mes.

“Estamos esperando el libro blanco de la energía”, dijo el jefe de Statera. “Tendríamos que haber recibido algo a principios del verano, pero nos reuniremos con BEIS [el Departamento de Estrategia Empresarial, Energética e Industrial] en dos semanas para discutir temas relacionados con el libro blanco. Es cierto que el gobierno no ha estado trabajando tan rápido como cabría esperar debido a que el Brexit estaba en primer plano la mayor parte del tiempo. El 9 de agosto se puso de relieve la necesidad de la flexibilidad. Tenemos claro que se necesita una capacidad más flexible para equilibrar el sistema, mantener la seguridad del suministro y reducir los costes para el consumidor”.

Ahora, todos los ojos estarán puestos en ese White Paper.