Las pirámides egipcias podrían ayudar a la investigación sobre energía solar

Share

La Gran Pirámide de Giza, que es la más antigua y más grande de las tres pirámides en el complejo de la pirámide de Giza cerca de El Giza, en Egipto, tiene la capacidad, en condiciones de resonancia, de concentrar energía electromagnética en sus cámaras internas y bajo la base, donde se encuentra también una cámara que no se terminó de construir. Este descubrimiento, que fue realizado por un equipo de científicos de la Universidad ITMO de Rusia y el instituto alemán Laser Zentrum Hannover, puede ayudar, entre otras cosas, a crear células solares altamente eficientes.

En su artículo, publicado en el Journal of Applied Physics, los científicos analizaron la distribución de los campos electromagnéticos dentro de la pirámide, estudiando las interacciones entre las ondas de radio con una longitud que oscila entre los 200 y los 600 metros. Este análisis les permitió definir un modelo de la respuesta electromagnética de la pirámide y calcular la sección transversal de la extinción, además de permitir al equipo de investigación evaluar la distribución de los campos electromagnéticos dentro de la pirámide.

Para implementar este análisis, los investigadores aplicaron un método que se usa tradicionalmente en física para estudiar la interacción entre un objeto complejo y un campo electromagnético. “El objeto que dispersa el campo es reemplazado por un conjunto de fuentes de radiación más simples y multipolares. La colección de radiación multipolar coincide con la dispersión del campo por un objeto completo. Por lo tanto, conociendo el tipo de cada multipolo, es posible predecir y explicar la distribución y configuración de los campos dispersos en todo el sistema”, afirmaron en el documento.

Los científicos, sin embargo, admitieron que, debido a la falta de información sobre las propiedades físicas de la pirámide, tuvieron que recurrir a suposiciones. “Por ejemplo, asumimos que no hay cavidades desconocidas adentro, y el material de construcción con las propiedades de una piedra caliza común se distribuye uniformemente dentro y fuera de la pirámide”, explicó el coordinador de investigación, Andrey Evlyukhin.

Los resultados del estudio se usarán ahora para obtener nanopartículas a nanoescala con aplicaciones potenciales para nanosensores y células solares más eficientes.