La fotovoltaica en el mundo: Egipto y Palestina

El ministro de Energía de Egipto, ibVugt, Infinity Solar y sus socios se reunieron cerca de la ciudad de Benban, en la gobernación de Asuán, en el sur de Egipto, para inaugurar la planta fotovoltaica más grande del país construida hasta la fecha.

La llamada planta solar fotovoltaica Infinity 50, con una capacidad de 64,1 MW, es el resultado de la primera ronda de tarifas de inyección a la red (FIT) de Egipto. Recibirá 14,34 centavos de dólar estadounidense por KWh durante 25 años.

Según la información a la que ha tenido acceso pv magazine, también se planea desarrollar un segundo proyecto fotovoltaico basado en la primera ronda de FIT. Sin embargo, los otros proyectos han sido abandonados.

A pesar de una prudente primera FIT, los inversionistas se desanimaron por la decisión de Egipto de agregar algunas cláusulas a la política de FIT, por ejemplo, pidiendo que las disputas de arbitraje se manejen solo en los tribunales del país. Tales cláusulas aumentan la percepción de riesgos sobre los proyectos, lo que hace que los inversores decidan no apostar por el país.

La primera ronda de FIT de Egipto se anunció en septiembre de 2014, y en julio de 2016, la mayoría de las instituciones financieras de desarrollo y los prestamistas internacionales se habían retirado de los proyectos.

Ib vogt pudo financiar el proyecto a través de una estructura especial diseñada por Euler Hermes, que gestiona las garantías de crédito a la exportación del gobierno alemán. La protección de Hermes, que son las garantías proporcionadas por el gobierno alemán, sugirieron la estructura financiera que utilizamos para este proyecto, dijo Aleixo.

Tras alcanzar el cierre financiero en octubre de 2016, ib vogt e Infinity Solar pudieron construir el proyecto en diciembre de 2017, “a tiempo y dentro del presupuesto”, señaló el director general de ib vogt, Anton Milner, en la ceremonia de inauguración, que tuvo lugar el martes , 13 de marzo.

La segunda ronda de FIT emitida por el gobierno de Egipto tiene precios más bajos, 8,4 centavos de dólar por KWh, pero excluyen las cláusulas de la primera ronda, por lo que los inversores internacionales han mostrado interés en el país.

Los proyectos adjudicados en la segunda ronda de FIT también se construirán en Benban, que, cuando se complete, formará el mayor complejo de energía solar fotovoltaica del mundo, con 1,86 GW de capacidad instalada.

 

Por otro lado, en Gaza, Palestina, un proyecto solar de 7 MW ha recibido $ 12 millones de financiación privada internacional: el Grupo PRICO, parte de Palestine Development and Investment, Ltd (PADICO Holding), construirá, operará y mantendrá el sistema de techo solar fotovoltaico de 7 MW que, cuando esté completo, suministrará la energía generada a 32 fábricas en el único parque industrial de Gaza, el Polígono Industrial de Gaza.

Se espera que el proyecto completo genere hasta 800 empleos directos e indirectos, dijo el Banco Mundial.

Se prevé que la energía generada se venderá a un precio un 10 % más bajo y hasta un 50 % por debajo del costo de generación basado en diésel.

“El proyecto llega en un momento crítico en Gaza, ya que la única planta de energía sufre de falta de combustible, las líneas de alimentación están muy deterioradas por el tiempo y las tres guerras de la última década han causado grandes daños”, dijo Bashar Al Masri, miembro de la junta directiva de PADICO.

De hecho, el Banco Mundial dijo que, en Gaza, todos los días hay cortes de energía de entre 12 y 16 horas, mientras que la oferta anual cubre solo el 50 % del promedio del territorio, y un tercio de su demanda máxima. Además, el 70 % de su electricidad y el 100 % de su energía se importan actualmente.

“El proyecto solar es fundamental para aliviar la escasez de energía en el Polígono Industrial de Gaza y, a su vez, ayudará a crear empleos”, dijo Marina Wes, directora del Banco Mundial en Cisjordania y Gaza. “Las fábricas dentro del polígono industrial podrán expandir las operaciones y contratar trabajadores adicionales, gracias a una electricidad más confiable y asequible”.

Los miembros del Grupo del Banco Mundial, la Corporación Financiera Internacional (CFI), el Organismo Mulitlateral de Garantía de Inversión (MIGA) y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), junto con los donantes, que incluyen el Gobierno canadiense, han destinado $ 12 millones para el desarrollo del proyecto.

De esta cantidad, el 75 % provendrá del Grupo del Banco Mundial, incluidos $ 4 millones del Programa de Cambio Climático IFC-Canadá. MIGA proporcionará $ 7 millones en garantías de inversión, emitidas a través del Fondo Fiduciario de Garantía de Inversión de Cisjordania y Gaza, con el apoyo del gobierno de Japón y la Autoridad Palestina, y el Fondo de Economías Frágiles y Afectadas por Conflictos, respaldado por el Departamento del Reino Unido para el Desarrollo Internacional, la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional y la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Según un comunicado emitido por el Banco Mundial, es la primera inversión privada en energía en el territorio en más de una década.