Cuba impulsa el desarrollo de las renovables con ayuda de empresas extranjeras

Hoy, 3 de noviembre, finaliza la XXXV Feria Internacional de La Habana, que abrió sus puertas en La Habana el pasado 30 de octubre con el fin de captar inversión extranjera en la isla. En este marco, la agencia EFE ha publicado hoy que empresas de España y Alemania instalarán paneles solares en Cuba. En concreto, la empresa española Assyce Yield Energía S.A. y la alemana EFF Solar S.A. instalarán módulos solares para generar 100 megawatt/hora de electricidad a las provincias occidentales cubanas de Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque y Matanzas.

Cada una de las empresas firmó un contrato con la Unión Eléctrica de Cuba, que establece la venta por un período de 25 años, en el caso de Assyce de 55 megawatt/hora para Pinar del Río y Artemisa, mientras EFF suministrará otros 45 megawatt/hora a Mayabeque y Matanzas.

Según explicó Déborah Rivas, directora general de Inversión Extranjera del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex), está previsto que ambas empresas comiencen a inyectar electricidad al Sistema Electroenergético Nacional en 2018.

Rivas añadió que en 2017 se han aprobado otros proyectos vinculados con la energía renovable, en particular en la fotovoltaica y eólica. Actualmente, en la isla solo un 4,6 % de la generación eléctrica proviene de fuentes renovables y los objetivos marcados para el año 2030 deberán aportar al menos un 24 % de energía limpia. Con este fin, en agosto del pasado año asociaciones de Cuba y España firmaron un acuerdo de cooperación para desarrollar la solar. Además, Cuba tiene prevista la instalación de 700 megavatios solares de cara a 2030, según las directrices fijadas en 2014 en la Política de las Fuentes Renovables y el Uso Eficiente de la Energía.

Para alcanzar este objetivo, la isla ha comenzado este año la construcción de 59 parques solares. Así no solo se avanza en su estrategia de cambiar la matriz energética para generar energía limpia, y sino que se reduce la dependencia del petróleo subsidiado que recibe de Venezuela, que, según publica EFE, bajó de 110.000 barriles diarios a 87.000 en 2016 y algunos analistas calculan que este año se ha reducido a unos 55.000 al día.

Desde la puesta en vigor en 2014 de la Ley 118 de Inversión Extranjera, Cuba ha dado luz verde a la inversión y los negocios internacionales. El grueso de esos negocios aprobados hasta la fecha, con capital estimado en más de cuatro mil millones de dólares, se concentran en el turismo, la industria, la energía, la construcción, el sector logístico, agroforestal y alimentario, la prospección petrolera, el área bancaria financiera, la minería y el transporte.