Baterías de “segunda vida” de coches eléctricos podrían reducir el coste del almacenamiento

El empleo de baterías usadas de vehículos eléctricos como almacenamiento estacionario tiene un elevado potencial para reducir los costes de la tecnología, según revela un informe publicado por Bloomberg New Energy Finance (BNEF).
Hasta la fecha no ha habido consenso sobre la mejor manera de desechar o reciclar las baterías usadas de los vehículos eléctricos. Sin embargo, los datos recopilados por los analistas de BNEF indican que éstas podrían tener una “segunda vida” en sistemas de almacenamiento estacionarios, reduciendo considerablemente el precio del proceso.
Según las previsiones de BNEF, el volumen de baterías usadas de vehículos eléctricos alcanzará los 29 gigavatios hora en 2025. Cifra que supera en mucho el actual volumen de mercado de los sistemas de almacenamiento estacionario. Y el exponencial crecimiento podría servir para impulsar baterías de bajo costo.
Un tercio de esos 29 gigavatios hora tendrá una segunda vida como almacenamiento estacionario. Mientras que un nuevo sistema de almacenamiento puede llegar a costar 1.000 dólares por kilovatio hora, incluso ya en 2018 el coste para readaptar la batería usada de un vehículo eléctrico podría ser inferior a 49 dólares por kilovatio hora. Añadiendo los 400 dólares por kilovatio hora que puede costar su adaptación como almacenamiento estacionario, la industria podría acceso a baterías asequibles a un precio inferior a los 500 dólares por kilovatio hora.
Mientras que Tesla ha comunicado que no va a seguir un modelo para readaptar las baterías de sus vehículos eléctricos, otros grandes del sector están barajando proyectos para emplearlas como almacenamiento estacionario, Nissan y Mercedes-Benz entre ellos.
El fabricante Mercedes-Benz, por ejemplo, está considerando utilizar sus baterías de iones de litio usadas en proyectos de almacenamiento estacionario diseñados para proveer control de la reserva primaria. La empresa confía en que la batería usada de un vehículo eléctrico puede llegar a operar durante diez años en sistemas de almacenamiento estacionarios.
De hecho, la empresa ya colaboró el pasado año con Getec Energy y la organización The Mobility House en la instalación de un sistema de almacenamiento de 13 gigavatios hora en Alemania, en el que se emplean baterías recicladas y que se encuentra completamente operativo. (Ian Clover)