España: Endesa adquiere en subasta 333 GWh solares para el último trimestre de 2015

La eléctrica española Endesa, perteneciente al grupo Enel, compró el martes 333 gigavatios hora de energía solar para el último trimestre del año en la primera subasta solar organizada por OMIP, gestor independiente de la Bolsa de Derivados de la Energía en la Península Ibérica.
Un total de doce participantes cruzaron sus ofertas en la subasta de electricidad a corto plazo, fijándose un precio final de 51,94 euros por megavatio hora, según indica Endesa en nota de prensa. Como punto de salida fue tomado el índice SPEL Solar, que estaba fijado en 53,5 euros por megavatio hora. Este nuevo índice se ha creado específicamente para la producción de origen solar y es el primero en toda Europa, por lo que servirá también de referencia para analizar la evolución y el comportamiento de la fotovoltaica en los mercados financieros, indica Endesa.
Esta es la primera subasta de producción solar en el mercado financiero que se produce en la Península Ibérica. Endesa comunicó en julio su intención de promover en marcha subastas trimestrales para la adquisición de un máximo de 500 gigavatios hora por trimestre, en función de la producción solar prevista en cada estación del año.
Como promotora de la iniciativa, Endesa figura como único comprador final de la energía subastada. A las subastas pueden acudir productores solares con una capacidad mínima de 100 kilovatios, aunque OMIP recomienda que la potencia no sea inferior a 200 kilovatios.
Endesa califa de “éxito” el resultado de la subasta, que “confirma el interés de los productores solares por el desarrollo de productos financieros que pudieran reducir la volatilidad de sus ingresos”, según indica Javier Alonso Pérez, director de Trading de Endesa.
Desde que en el año 2011 se introdujera el primer recorte retroactivo en la tarifa de inyección y se limitara la cantidad de energía a ser retribuida, los productores fotovoltaicos españoles han tenido que acudir al mercado mayorista a vender parte de su electricidad. El gobierno español finalmente suprimió en 2013 la tarifa regulada que percibían las instalaciones fotovoltaicas, sustituyéndola por un enrevesado esquema de retribución que ampara 500 diferentes parámetros retributivos a fin de obtener una “rentabilidad razonable” del 7 por ciento. Según la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier), este solamente lo alcanzan un muy pequeño número de instalaciones, mientras que la gran mayoría se enfrenta a pérdidas de hasta el 50 por ciento con respecto a la retribución prometida por ley en el momento de la puesta en marcha de la instalación.
Según Endesa, que en su día aplaudió dichos recortes en la retribución, el mercado mayorista a plazo no ofrecía hasta ahora “herramientas financieras de gestión de riesgo, en un entorno transparente, fiable y competitivo, que se adaptaran al perfil específico de la producción solar”. Situación que a su parecer ha sido modificada con la creación de su subasta solar. (Redacción)