Desarrollo de renovables no depende de la escasez de metales raros

Metales raros como el litio y cobalto, o el indio y telurio son empleados en la producción de baterías y algunos productos fotovoltaicos respectivamente. Los temores a que un cuello de botella en el suministro de estos metales pudiera ralentizar el crecimiento de las tecnologías limpias ha sido desmentido recientemente por dos nuevos informes de los centros de investigación británicos Energy Research Center (UKERC) y Energy Research Partnership (ERP).
Según los investigadores, los problemas de suministro han sido superados y en la mayoría de los casos la producción será capaz de satisfacer la demanda “en el corto y medio plazo”. No obstante, los autores advierten que “sigue habiendo bastante incertidumbre sobre el impacto de la disponibilidad de mercados críticos en los costes de algunas tecnologías limpias”.
Los informes llegan a la conclusión de que si la demanda de teluro aumentara un 360 por ciento en 2030 podría generar “presión sobre las cadenas de suministro”. Algunas empresas de tecnologías limpias no son ajenas al potencial problema de escasez y están emprendiendo acciones. First Solar, por ejemplo, ha adquirido activos en materias primas y uno de los atractivos de la nueva gigafábrica de baterías que Tesla/Panasonic abrirá en Reno (estado de Nevada) es su proximidad a una mina de teluro.
“El aumento de la demanda y la complejidad de desarrollar nuevas producciones de metales han aumentado la preocupación sobre la futura disponibilidad de metales críticos para la reducción de emisiones”, dice Jamie Speirs del Imperial College London y que lideró el informe para UKERC. “El suministro de metales críticos de una serie de países ha aumentado en los últimos años. Sin embargo, la futura disponibilidad sigue siendo incierta”.
Los informes indican que la sustitución del material podría resultar difícil pero que la búsqueda de tecnologías alternativas a aquellas que emplean metales raros podría aliviar la situación, ya que incrementaría el reciclaje de los metales al final de la vida del producto.
Los autores del informe abogan por “un mayor apoyo a la minería, el almacenamiento estratégico de materiales selectos, diplomacia internacional, soporte financiero y acuerdos bilaterales con exportadores extranjeros… para satisfacer las necesidades primarias de suministro”.
Aunque los informes de UKERC y ERP mantienen un fuerte enfoque en las implicaciones que tendría una escasez de suministro de metales raros en la reducción de emisiones en el Reino Unido, las consecuencias podrían trasladarse también a nivel global. (Jonathan Gifford)