Los fabricantes solares chinos recuperarán el 50% del IVA

El Ministerio de Hacienda chino ha anunciado desgravaciones fiscales a los fabricantes de productos fotovoltaicos locales. A partir del 1 de octubre y hasta el 31 de diciembre de 2015, se les reembolsará de manera inmediata la mitad del impuesto del valor añadido (IVA), según informa la agencia de noticias estatal Xinhua.
Las empresas solares chinas se han visto muy afectadas por la sobrecapacidad del mercado, la reducción de la demanda y las disputas comerciales con los Estados Unidos y la Unión Europea, lo que se ha traducido en el endeudamiento masivo de los principales actores chinos. Citando datos de la asociación China Renewable Society, Xinhua indica que los diez mayores fabricantes de módulos solares del país afrontan deudas de hasta 100.000 millones de yuanes (16.340 millones de dólares), con un nivel de endeudamiento medio de "aproximadamente el 70 por ciento".
La principal unidad operativa de Suntech Power, Wuxi Suntech, se vio obligada en marzo a declararse en quiebra debido al incremento de su deuda y al desplome de los precios de los módulos. LDK Solar, el mayor productor de obleas, no pudo afrontar en abril una garantía de pago de 7,2 millones de dólares debido a falta de liquidez y su filial alemana, Sunways, tuvo que declarar la quiebra un mes más tarde. LDK sigue luchando por mantenerse a flote: la semana pasada negoció una suspensión de 30 días sobre el pago de intereses de una garantía de pago estadounidense que tendría que haberse hecho efectiva en agosto.
El reporte de Xinhua no ofrece un panorama alentador para la industria doméstica. "A pesar de las políticas de apoyo, la sobredimensionada industria fotovoltaica china se enfrenta todavía a un panorama sombrío, ya que muchas empresas están sumidas en deudas", dice la agencia de noticias estatal, que añade que "algunos fabricantes deberán desaparecer". Aunque el mercado interno se expandiera, China no podría asumir completamente la sobrecapacidad de producción del país, por lo que Xinhua predice que la industria local sufrirá "drásticas desapariciones e integraciones aceleradas en los próximos meses".
La noticia del programa de reembolso del IVA es muy probable que aliente las críticas de sus competidores estadounidenses y europeos, que han acusado a las empresas chinas de recibir subvenciones desleales por parte de su gobierno, lo que les permite vender sus productos a precios dumping. Los bancos estatales chinos también han interpretado un papel relevante en el apoyo de las empresas locales asegurando las líneas de crédito necesarias. (Edgar Meza)