El mercado fotovoltaico mundial se sostiene con la demanda de China y Japón

La demanda de China y Japón de productos fotovoltaicos alcanzará, conforme a NPD Solarbuzz, unos nueve gigavatios en el segundo semestre. Sería un aumento del 100 por ciento respecto al primer semestre y un 70 por ciento más frente al mismo periodo del año anterior, según se desprende del informe trimestral sobre los mayores mercados fotovoltaicos del área asiático-pacífica. Los mercados de Asia y la zona del pacífico alcanzarían un total de 16 gigavatios de nueva instalación este año, cubriendo así más del 40 por ciento de la demanda fotovoltaica mundial.

De este modo es posible que China se convierta este año en el mayor mercado fotovoltaico del mundo. El análisis de NPD Solarbuzz revela que durante el primer trimestre la demanda de plantas sobre cubierta superó por primera vez la de instalaciones en suelo. Como motivo se citan los planes del gobierno de fomentar este segmento. Aún así, se espera la realización de numerosas plantas en suelo para el segundo semestre. El informe prosigue que primero se tendrían que eliminar todavía ciertos problemas de financiación y con la conexión a la red.

También Japón sigue muy activo en el ámbito de la energía fotovoltaica. NPD Solarbuzz espera para este año un crecimiento del 150 por ciento de dicho mercado. La cartera de proyectos contendría cinco gigavatios de plantas fotovoltaicas a realizar en Japón antes de finales del segundo trimestre de 2014. Durante el segundo semestre se prevé la instalación de centrales y plantas comerciales, añade NPD Solarbuzz. En el mismo periodo del año anterior se habrían realizado principalmente plantas sobre cubierta.

"El récord de suministros de productos fotovoltaicos a China y Japón coincide con que las empresas vuelven a tener márgenes positivos y con la última fase de eliminación de fabricantes no competitivos del mercado", afirma Finlay Colville, vicepresidente de NPD Solarbuzz. Después de la lenta recuperación hay muchos productores fotovoltaicos que ya miran al próximo ejercicio con más optimismo. Eso lo demuestran las mejores expectativas de algunas firmas respecto a sus ventas y beneficios.

Pero también existen factores de inseguridad. La demanda en el área asiático-pacífica dependería fuertemente de la evolución de las retribuciones en China y EEUU. Y en Japón se dan los primeros indicios de complicación en las condiciones de mercado, como p.ej. noticias sobre estrecheces en el suministro de módulos. Algunos proyectistas estarían obligados a realizar sus instalaciones en regiones geográficas remotas. "El crecimiento de China y Japón ya es imprescindible para apoyar a los fabricantes y proyectistas nacionales", destaca Colville. Y añade, "no obstante, todavía no conocemos la reducción de la subvención en el año 2014 o cuánta potencia hay que instalar hasta que se introduzca un cupo para la instalación fotovoltaica anual".

Otros mercados importantes del área asiático-pacífica serían Australia e India, que actualmente sufren inseguridad política. En India se están produciendo retrasos en la segunda fase de la "Misión Solar Nacional". Además, el país está involucrado en una demanda antidumping y se plantean recortes en el sistema retributivo. El factor de inseguridad de Australia son las próximas elecciones. No está claro cómo seguirá el tema del impuesto sobre el dióxido de carbono y qué objetivos de instalación de las renovables persigue el nuevo gobierno. De momento, el crecimiento de la fotovoltaica está parado en Australia. (Sandra Enkhardt)