La fotovoltaica en Panamá ya supera el 10% de la matriz energética, y el Gobierno plantea instalar para 2030 entre 600 y 1.000 MW

Share

Según información de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP), a junio de 2022 la capacidad instalada de generación alcanzaba los 3.926 MW, cálculo en el está contemplados los autoconsumidores y los sistemas aislados. Por tecnologías, las centrales hidroeléctricas suman 1.754,11 MW (el 44,68% del total), las centrales termoeléctricas 1.456,75 MW (37,1%), la fotovoltaica 445,14 MW (11,3%) y la eólica 270 MW (6,8%).

Según información de las empresas distribuidoras, a julio de 2022 en Panamá existían 1.836 instalaciones de generación distribuida para autoconsumo, que es una capacidad instalada de 61,73 MW, principalmente fotovoltaica.

Estos son datos citados en la Estrategia Nacional de Innovación del Sistema Interconectado Nacional (ENISIN), en la que el Gobierno plantea en términos generales que las energías renovables no convencionales, es decir sin incluir las hidroeléctricas, supere el 20% de la demanda eléctrica

En el trabajo, que se ha ha puesto a disposición para su consulta pública abierto a comentarios hasta el próximo 5 de octubre, se marcan dos escenarios, uno de referencia, más conservador, y otro de alta penetración de fuentes renovables.

En el escenario de referencia del Plan de Expansión del Sistema Interconectado Nacional (PESIN) se plantea que para 2030 habrá 2.510,94 MW adicionales a la capacidad actual instalada, de los cuales 44,92% corresponderán a plantas termoeléctricas a gas natural (1.128,1 MW); 14,55% a plantas hidroeléctricas (365,42 MW); y 40,53% a plantas renovables no convencionales (1.021,3 MW), repartidos en 24,7% fotovoltaicos (621,81 MW) y 15.9% eólicos (399,49 MW).

Esta opción augura un retiro de 513,52 MW en plantas térmicas (413,2 MW bunker y 100 MW diésel), con lo que el resultado sería un total de 5.707 MW de capacidad instalada al final del 2030.

En tanto, en el escenario de alta penetración de fuentes renovables del PESIN se plantea instalar, hasta 2030, 3.531,61 MW adicionales a la capacidad actual instalada, de los cuales corresponderían 43,27% a plantas termoeléctricas a gas (1.528.1 MW), 10,35% a plantas hidroeléctricas (365,42 MW), y 46,38% a renovables no convencionales (1.638,08 MW), con 18,5% fotovoltaicos (1.031,48 MW) y 10,6% eólicos (606,6 MW).

En este caso, se prevé un retiro de 934,67 MW en plantas térmicas (500,52 MW bunker, 268 MW diésel y 166,15 carbón), con el resultado sería un total de 6.307 MW de capacidad instalada al final del 2030.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.

Popular content

Panamá cancela la subasta de energía renovable
18 julio 2024 La Secretaría Nacional de Energía ha suspendido el Acto de Licitación para la compra de Energía y Potencia, puesto en marcha durante la Administración...