La fotovoltaica en el mundo: Portugal

Share

El regulador energético de Portugal, la Entidade Reguladora dos Serviços Energéticos (ERSE), acaba de aprobar un plan de expansión de la red, que se espera pueda crear las condiciones para la conexión a la red de varios proyectos solares actualmente en desarrollo en el país.

Según un documento publicado por ERSE, el plan de € 474 millones se implementará en el período 2018-2022. La autoridad, sin embargo, no ha revelado el cronograma exacto del plan, ni detalles de su implementación.

Del total, 282 millones de euros se utilizarán para los principales proyectos de infraestructura, que incluyen, entre otras cosas, la mejora de los activos existentes. Los 191 millones restantes se destinarán a proyectos complementarios, que comprenden la creación de nuevas capacidades para la futura producción de nuevas plantas de energía renovable, proyectos para el fortalecimiento de la capacidad de interconexión con España y proyectos relacionados con áreas de alto consumo.

En cuanto a la conexión de las plantas solares, el ERSE destaca dos zonas específicas, la zona del Alto Alentejo y la del Baixo Alentejo y del Algarve, ambas situadas en la parte sur de Portugal. Para estas zonas, se planea la construcción de dos líneas de transmisión de 400 kV.

Según ERSE, una de las dos líneas, la línea Ferreira do Alentejo-Ourique-Tavira de 400 kV, de 68 millones de euros, se utilizará para integrar fácilmente la energía inyectada por los parques solares futuros planificados para la zona, y su transferencia a regiones de la parte interna del país.

Además, el documento revela que el operador de la red local, RNT, prevé que se instalen solo 1.3 GW de capacidad fotovoltaica en Portugal para el año 2027. Esto se sumaría a los 580 MW de potencia fotovoltaica que ya se registraron a finales de 2017. Solo dos tercios de esta capacidad, sin embargo, actualmente está conectada a la red.

Aunque en los últimos meses ha comenzado la construcción de varios parques solares “sin subsidios” en Portugal y se han aprobado más de 700 MW de estos proyectos de paridad de red, la viabilidad de muchos de estos proyectos sigue siendo incierta.

La mayoría de ellos enfrentan altos costos de tierra, ya que Portugal tiene una disponibilidad limitada de superficies en comparación con España, mientras que se enfrenta a un sistema de sorteo para la selección de proyectos, que no brinda las garantías necesarias para sus desarrolladores.